Los Roques – Edición 2022

Un paraíso descubierto y otro por descubir.

Si amas estar en playas de arenas blancas rodeadas por el agua más turquesa que puedas imaginar, un inmenso y colorido mundo de fauna submarina, y repleto de corales, el Archipiélago Los Roques, en Venezuela, formado por casi 300 islas y cayos, es el lugar.

Pequeñas Playas con arena blanca y fina como talco, prácticamente desiertas, nos esperaban para desplegar nuestros kites y comenzar a explorar el tercer arrecife más largo del mundo.
El primer día visitamos Saqui Saqui, un pequeño cayo cercano a la isla principal como para ir entrando en calor, rodeado por arrecifes de coral, pudimos ir conociendo de que se trataba esto de estar en un pequeñísimo espacio de arena y una inmensidad de agua plana y turquesa en nuestra frente.-

Las próximas 4 noches, las programamos embarcados en un catamarán, descubriendo las islas más lejanas del archipiélago, una experiencia que vale la pena vivir, pescando, nadando, buceando o con tus prácticas de kitesurf en los mejores spots de viento, desde el amanecer y por la tarde también aprovechas hasta última hora disfrutando de increíbles puestas del sol.

Nuestro primer destino en el catamaran, fue Cayo Sardina, otro de los más conocidos cayos para practicar kitesurf donde además de navegar pudimos disfrutar de la pesca con mosca, mientras nos íbamos acomodando a la vida a bordo, allí pasamos la primera noche embarcados y en la mañana disfrutamos de nuestras sesiones de kite desde muy temprano incluso antes de desayunar. 

Desde allí navegamos hacia Boca del Medio, en uno de los límites del arrecife, decorado con un antiguo barco encallado, donde se multiplica la vida submarina.
Ya al anochecer anclamos la embarcación detrás de la Isla Botoqui, donde reparados del viento y el oleaje, cenamos y definimos las próximas islas a visitar.

Los cayos Noronky & Crasky fueron los elegidos, hubo promesa del capitán de encontrar mejores condiciones de viento y en él confiamos, las islas que visitábamos no dejaban asombrados día tras día, por todo esto es ideal ir acompañado de quienes conocen el lugar ya que te brindaran sorpresas en cada momento.

Crasky es un islote que posee una hermosa playa para armar campamento y que tambien permite dar un paseo de kite a su alrededor pasando por diferentes escenarios, playas de arenas blancas que se repiten, manglares, lagunas, zonas de arrecifes y piedras dividiendo el mar de la calma absoluta a uno de pequeño oleaje, atravesando toda la gama de azules posibles.

Al dia siguiente ya desembarcamos del Catamarán, volviendo a tierra firme en la Isla Gran Roque, puerto desde el que saldríamos los siguientes dias a continuar recorriendo este paraíso.

Cayo Vapor continuo en la seguidilla de lugares que conocimos, un cayo cercano y algo más concurrido que el resto de los que visitamos, este lugar es ideal para realizar un pequeño safari por la tarde al regresar a la Isla principal, un viaje cortito para disfrutar del cierre de un gran día de navegación y calentar motores para el primer gran safari del viaje que se iba a presentar al día siguiente.

Desde la Boca de Sebastopol uno de los lugares más hermosos para la práctica de buceo y snorkel, así como para navegar por aguas planas y cristalinas por alrededor de 20 kilómetros al borde de la barrera de coral que divide al archipiélago de Los Roques del mar abierto acompañados por una innumerable diversidad de fauna marina.

Llegar a Sebastopol atravesando manglares era la gran sorpresa del día y así lo vivimos, intercambiamos impresiones en Cayo Sardina que fue una parada para recuperar energías, y luego seguir nuestra aventura entre zonas de aguas increíblemente planas y transparente para llegar luego de una larga hora de navegación a Palafito, una construcción de pescadores en medio del paraíso rodeado agua plana que parecía haber salido de un cuento, donde ni siquiera teníamos algún sitio en tierra firme para desarmar nuestras velas.

Para cerrar el día, nos encontramos observando langostas, pulpos, estrellas de mar, cangrejos en su habitat natural y al levantar la vista un tremendo sol ocultándose en el horizonte, uno de los más recordados atardeceres de este hermoso viaje.

Ya era difícil sorprendernos una vez más al día siguiente, por lo que hubo una nueva reunión para definir que sitio descubriríamos al día siguiente, rápido nos pusimos de acuerdo y al día siguiente visitaríamos una de las islas más alejadas y poco visitadas por turistas, que nos esperó con más de 20 nudos de viento y diversos spots para navegar con excelentes condiciones, tan exclusiva que va a permanecer como el secret spot de nuestro viaje.

Último día entero de navegación, también debíamos seleccionar el próximo destino, como cada vez que nos juntábamos, rápidamente salía a la luz, esta vez Dos Mosquises, dos cayos también bastante alejados de la Isla Principal, donde hay una reserva que se encarga del cuidado de tortugas marinas, pero este volvería a ser un safari y no un simple día de kite.

Desde Palafito que nos había encantado, navegamos hasta borde del archipiélago nuevamente, otra vez la paleta de colores azul desplegándose, esta vez en Boca de Cote de allí viento abajo, recorriendo todo Cayo de Sal, nuevamente alrededor de una hora de navegación continua, paramos a hidratarnos y comer algo para luego cruzar a Dos Mosquises dos Cayos llamados Norte y Sur entre arrecifes de coral y una cantidad incontable de tortugas marinas.

Ya al dia siguiente volando de regreso a Caracas el capitán del avión nos recordó que volvíamos a la realidad.

Acompañanos en el próximo destino del 2022.

– Open Seasson Julio / 2022 – North Shore of Brazil

Estaremos espandote desde Julio a Diciembre, allí en ese paraíso llamado Atins en el Norte de Brasil. Miles de lagunas flat con vientos parejos para disfrutar tu deporte favorito.